16.4.12


     Al descubrir que Laia se quería apuntar y pagar una clase magistral al día siguiente con Bárbara Bonney, con la posibilidad de ser elegida como “activa” por sorteo, recordé que cuando a sus seis años de edad, al terminar su deberes, los de clase, amistad, familia y de pianista, Laia, cada tarde, se disfrazaba y  a “lo diva soprano” enlazaba el cubreteclas de fieltro rojo sobre su cuello como el más elegante foulard, enchufaba la casete con algo de Bárbara y delante del espejo representaba hasta casi extenuarse.

 Como una tarea más en mi postdoctorado en Padre de Soprano, y, quizá, tratando de proteger a Laia, ¡a la ya por entonces doctoranda en Sorbona y otros asuntos!, traté de disuadirle: “Me parece que es un disparate, esas cosas nunca tocan, una clase suelta, ¿para qué? Eso es tirar el dinero, etc...” Como siempre, sonriente y amable ante los sabios consejos, incluidos los paternos,  hizo lo que le pareció conveniente: acoquinó, fue a Châtelet, salió por sorteo, cantó, recibió aplausos, elogios, ánimos y consejos; Bárbara y Laia iniciaron un trabajo que continuaron en Saltzburgo y así Laia Falcón había logrado traspasar el espejo y colocarse en el otro lado de los sueños, en donde estos se realizan. 

  Anoté: Hay veces que da gusto que a uno no le hagan caso. O lo hagan de otro modo. Al fin y al cabo, los títulos de padre y de hija se consiguen al mismo tiempo, más o menos.

 Atención: Ayer un alguien, sin apartar sus dedos, su mirada y toda su neuronilla hábil de su terminal portátil de telefonía móvil y sacacuartos, me preguntó: ¿y usted qué era?, ante mi silencio, benévolo, apartó su mirada de la pantalla, con condescendencia, solo un segundo, y disparó: Bueno, ¿qué eres...? Respiré a fondo y decidí cortarme el pelo y quizá ir a por bi-manán, antes biomanán. Ya el 14 de abril no será ni el día de la República, ni de los elefantes y anoto que a ver si llego a muerto en perfecto estado de salud pareciendo que soy lo que, realmente, tampoco era. O no y lo dejo para la próxima vez.























































































-----------------

































12.4.12

RECURSOS MUSICALES


RECURSOS MUSICALES
BIME: Bibliografía Musical Española
Bmol: Bibliotecas Musicales On Line de Grenoble (Francia)
Cantigas medievais galego-portuguesas (Facultad de Ciencias Humanas de Lisboa)
CANTUS : a database for Latin ecclesiastical chant
Düben Collection Database Catalogue(Catálogo elaborado por el departamento de Musicología de la Universidad de Uppsala, Suecia)
MedDB: Base de datos da Lírica Profana Galego-Portuguesa, del Centro Ramón Piñeiro para a Investigación en Humanidades
Medieval Music Database (Biblioteca de la Universidad de La Trobe, Australia)
Motet Database Catalogue online (Universidad de Florida)
MUSICA, International Database of the choral music
Popular Music Studies Database, de la IASPM (International Association for the Study of Popular Music)
RILM , Répertoire International de Littérature Musicale
RISM, Répertoire International des Sources Musicales
Saggi musicali italiani (Base de datos de textos sobre Teoria y Estetica de la Musica, de los ss. XV al XX)
Sheet Music Index (Bibilioteca de Raros y Manuscritos David M. Rubenstein -Duke University, EEUU)
Thesaurus musicarum italicarum (tratados musicales on/line de los siglos XVI y XVII)
Thesaurus musicarum latinarum (tratados musicales on/line de la Edad Media y el Renacimiento)
Lista de 21 bases de datos que incluyen partituras, elaborada por la William and Gayle Cook Music Library (Universidad de Indiana)



















..............